Cuando el objetivo de la compañía va más allá de mantener un ritmo de ventas y lo que se pretende es lograr una fidelización de los clientes a través de una conexión emocional con los clientes potenciales, entonces el Field Marketing es una herramienta que puede ser de mucha utilidad ya que permite crear una experiencia con la marca con la cual se fortalece la relación cliente-empresa.

El objetivo del Field Marketing: Vivir la marca. Esta herramienta es capaz de conectar directamente con la emotividad de las personas mediante la interactividad, la cercanía, la conexión mucho más directa con los clientes basándose en la efectividad de los recursos humanos como su herramienta principal. Se realiza cara a cara con las personas generalmente utilizando la entrevista, entrega de folletos u otros recursos pero sin llegar a relacionarse con el street marketing, todo esto para informar sobre algún producto nuevo o características de un producto ya existente, promocionar ofertas, la venta misma, etc. Como ejemplo de ello es la fuerza de ventas externa contratada para una campaña de promoción específica y temporal.

Con la tendencia del Field Marketing, que se está posicionando cada vez más debido la creciente competitividad y la fuerte inclinación por la sub-contratación, se pueden establecer vínculos más emotivos con nuestros clientes de lo que podemos lograr a través de los medios masivos de comunicación que tienden a la despersonalización. La clave es crear sensaciones, experiencias e interactuar y es aquí donde la fuerza de ventas cobra protagonismo, esta herramienta enseña a acercarse a los consumidores y a hablar con ellos, ayuda a tomar las riendas de la venta de una manera más dinámica.