SON LAS PERCEPCIONES DE LOS CONSUMIDORES QUIENES REALMENTE LO DETERMINAN?

Cuando se habla de una marca inmediatamente viene a la mente de las personas todas las impresiones que tiene de esta sean buenas o malas en base a experiencias propias con la compañía o por referencia de otros. La compañía debe enfocarse en los consumidores como personas individuales puesto que cada uno piensa y se comporta diferente, se debe tratar de que se sienta bien, que tenga una buena percepción.

Si definimos branding como un conjunto de asociaciones que la empresa da a sus clientes, el branding siempre se va a dar estemos conscientes o no de ese proceso, es solo cuestión de lo bien que se haga. Una marca permite al cliente conectarse con la empresa, evoca sentimientos respecto a esa compañía y las asociaciones que ellos hagan con esa marca son lo más importante porque de ello dependerá lo dispuestos que estén los clientes a hacer negocios con la compañía, el objetivo es hacer que mi cliente se sienta bien con mi producto o servicio y que compartan sus buenas experiencias con las personas que aun no nos conocen: word of mouth.

Una marca va más allá de ponerle nombre a una empresa, el objetivo es que nos diferencie de los demás, una marca proporciona identidad y se fortalece con los valores y experiencias de la compañía. Pueda que un nombre por si sólo no signifique nada pero si se acompaña de una apropiada estrategia de marca significará “lo mejor” dentro de su categoría.

General Motors da una idea aproximada del quehacer de la empresa, mientras que Ford solo brinda un dato acerca del fundador. Las dos son marcas reconocidas dentro de su industria. Lo que ha hecho que Ford este en la mente de los consumidores y que la identifiquen fácilmente no es el simple nombre,  más bien es la estrategia de marca implementada por la empresa.

Pero ¿Porque es importante identificarse de manera positiva en el mercado? Sencillo: La competencia es feroz no importando el tamaño del mercado, definitivamente el posicionamiento de nuestra marca influye en las decisiones de compra del consumidor. Se cree que la mayoría de personas basan sus decisiones de compra en sus percepciones acerca del valor que proporcionan los productos y servicio incluso antes que el precio más bajo.

La compañía debe no solo de ofrecer un producto o servicio, si no “tocar los sentimientos de las personas” para fidelizarlas a nosotros.

Por ese motivo se viene divulgando con mucho acierto que las empresas exitosas no entregan productos a cambio de una ganancia, más bien: Valor a cambio de utilidades.