La ley de los atributos es la ley número 14 de las 22 leyes inmutables del Marketing, la cual nos dice que para cada atributo de un producto, hay otro opuesto igual de efectivo. Como lo menciona esta ley, el marketing es una batalla de ideas. Por ello, se debe buscar una idea o atributo propio para concentrarse en él y poder convertirse en líder. Esto tiene que ver con la ley del liderazgo.

Esta ley está relacionada también con la ley de la exclusividad que afirma que dos empresas no pueden poseer la misma palabra en la mente de los clientes. De igual manera se aplica a los atributos ya que difícilmente una marca logrará sus objetivos de posicionamiento si pretende centrarse en el atributo principal de la competencia, y sino lo posee mejor que el de esta su producto tendrá que ser muy barato pero a la larga los consumidores asocian un precio muy baja con una baja calidad.  En este caso se debe enfocar en otro atributo del producto, tomando en cuenta que unos son más importantes que otros pero que también los consumidores son diferentes aun dentro de un mismo mercado meta: Cada individuo se comporta diferente y tiene diferentes necesidades y es ahí donde la marca debe aprovechar y centrar su atención y centrar sus esfuerzos de marketing hacia una necesidad hacia una necesidad que no esté siendo cubierta de manera prioritaria por la competencia. De esta manera, le permitirá “oponerse al líder”, no imitarlo, diferenciándose así y ala vez logrando captar un mercado en el cual podría posicionarse con sus propios atributos y valor hacia el cliente.

Un razonamiento equivocado y muy común es “si funciona en el líder funcionará también en nosotros” lo cual ha significado poco éxito y rentabilidad para algunas empresas.

Si una empresa tiene que elegir un atributo de menor importancia su trabajo será promover la importancia de ese atributo para que de esa manera pueda aumentar su participación.

Por ejemplo Coca-Cola es la original, y por lo tanto, la elección de la gente mayor. Qué hizo Pepsi-Cola? Eligió el atributo opuesto posicionándose con éxito como la alternativa de la gente joven.

Otro ejemplo es el caso de la crema dental como lo mencionan los autores, las diversas marcas que existen en el mercado se enfocan en un atributo diferente de los demás  para lograr captar clientes en base a  necesidades específicas, por ejemplo, Close-up que ofrece aliento fresco, Crest se enfoca en dientes blancos,  entre otras.