LEY DEL SACRIFICIO

Una de las 22 leyes inmutables del marketing es “La ley del sacrificio”.

No se puede tener todo como una marca. En esencia, esta ley afirma que para triunfar hoy en día, hay que renunciar a algo para poder concentrarse en algo que pueda hacer mas fuerte y rentable a la marca.

Hay tres cosas que sacrificar: línea de productos, mercado meta y cambio constante. Una amplia línea de productos no garantiza a la empresa un alto volumen de ventas y no se puede abarcar a todo el mercado ni a todos los mercados metas. Como lo mencionaba anteriormente, la empresa tiene que concentrarse en el producto, servicio o mercado meta en el cual tiene la posibilidad de aventajar a la competencia.

Linea de producto: Esto quiere decir que en lugar de ampliar la gama de productos debe reducirse, es decir que en vez de introducir un producto nuevo, debe concentrarse en el que se tiene la mejor opción.

Mercado meta: El mercado meta es a quien se dirigen los programas de marketing, por lo tanto saber a quién va dirigida la campaña sería algo beneficioso.

Cambio constante: En este caso, si una empresa ha tenido éxito con la estrategia utilizada en un producto, no sería factible cambiar.

Esto significa que  si queremos ser el mejor yogurt con copos no podemos ser el mejor yogurt descremado. La marca debe ampararse en algo que quiera destacar y sacrificar otra. Si tenemos una empresa de autos y somos los autos “más seguros” no podemos ser “los más rápidos, seguros, lindos, grandes, etc.” (Mariano Cabrera Lafranconi)

El reto para las empresas es identificar aquellas cualidades que quieren resaltar de su producto o servicio para concentrarse y dirigir los esfuerzos de marketing de manera más eficiente porque además, la omisión de esta regla de marketing puede representar considerables pérdidas financieras, de tiempo y de participación en el mercado.

Citando un ejemplo, el caso de VIVA GSM de Bolivia, que esta sacrificando la posición adquirida a nivel nacional en telefonía móvil para conseguir mejor mejor posición en servicio de banda ancha- internet en el cual pretende tener una mayor participación y rentabilidad debido al crecimiento de la competencia en telefonía móvil.

Otro ejemplo es el de Coca Cola cuando decidió lanzar Cherri-Coke para abarcar más el mercado. Tiempo después da de baja a su producto innovador por no tener participación en el mercado.