IMPORTANCIA DE LOS MEDIOS SOCIALES EN EL PRESUPUESTO DE MARKETING

Hoy en día, las organizaciones se estan dando cuenta que implementar una estrategia coherente en social media les permite planificar mejor sus actividades a largo plazo en lugar de trabajar en proyectos especificos y es por ello que designan una partida de supresupuesto a estas actividades. Pero la adopción de estrategias de Social Media Marketing no es sólo una opción para las grandes empresas, sino que se ha convertido en algo de importancia para toda organización por pequeña que esta pueda ser.

Es para tomar en cuenta porque con su implementación es posible llegar a audiencias masivas nunca antes alcanzadas por métodos tradicionales. Debido a esto las empresas lo consideran una importante táctica que debe desplegarse junto con las demas actividades de marketing.

Pero esta estrategia va más allá de registrar una cuenta en facebook, twitter, youtube, etc., y asignar a un empleado de la compañía para monitorearlas, ya que la escencia de esto es poder conocer más de cerca la impresión de los clientes, tener un medio para interactuar con ellos para poder posicionar mejor la marca o empresa en la mente de los consumidores y poder tomar decisiones a partir de las respuestas o percepciones de los clientes. Por lo tanto, las  estrategias de social media marketing no sólo se tratan de conseguir la mayor cantidad de fans en una página, muchos seguidores en twitter o la mayor cantidad de “retweets”  de una campaña ya que estas estadísticas suelen ser confusas y difíles de interpretar ya que los impactos positivos o negativos en medios sociales no pueden garantizar la compra o rechazo de un producto o servicio.

Se debe iniciar con la contratación de un comunity manager, capacitando a los empleados, obteniendo ayuda externa (consultoría en social media), monitoreando la actividad social y participando activamente en la construcción y mantenimiento de su marca.

La idea de asignar una parte del presupuesto para medios sociales no obedece a que la empresa debe depender de la noche a la mañana de los medios sociales ni incursionar en la mayor cantidad de sitios sociales. Se trata de dejar más preparada a la organización ante las audiencias digitales, tratando de abarcar todo el espectro de canales disponibles.